sábado, 31 de enero de 2015

Diario de los seres anónimos. Poesía). Omar Ortiz Forero. Mirada Malva, 2015, 1ª edic. en España.

.
Publican y difunden 
NTC … Nos Topamos Con 
.
.
NTC ... SEGUIMIENTOS a Mayo 2, 2015

DIARIO DE LOS SERES ANÓNIMOS
 Por VÍCTOR LÓPEZ RACHE
Texto leído y presentado por el autor en la
28 Feria del Libro de Bogotá (FilBo), el 1 de mayo de 2015*

VÍCTOR LÓPEZ RACHE, ÓMAR ORTIZ FORERO, FABIO MARTÍNEZ y Marcos Fabián Herrera 
En la 28 Feria del Libro de Bogotá (FilBo), el 1 de mayo de 2015*
TEXTO COMPLETO: http://ntc-libros-de-poesia.blogspot.com/2015_05_02_archive.html

.

NTC ... SEGUIMIENTOS

24 Avril 2015. Publié par VERICUETOS
Omar Órtiz y los vericuetos por el barrio Latino en París. Crónica de un periplo poético
Por Efer Arocha




----
PRESENTACIÓN y LECTURA en PARÍS, Abril 14, 2015

http://ntcpoesia.blogspot.com/2015_04_15_archive.html

Fotografías: 
Miriam Montoya, Ómar Ortiz y Efer Arocha. VERICUETOS da la bienvenida al Poeta Ómar Ortiz
.

Yves Moñino (traductor) y Ómar Ortiz
Otras fotografías y detalles: 
https://picasaweb.google.com/111515077843964359836/OmarOrtizForeroPeriploPorEuropaMarzo172015#
-----
.
.
*** 24 de Marzo, 2015, Madrid (España), 19:30 hor. local 
--- Diario de los seres anónimos *. Ómar Ortiz Forero. Editorial Mirada Malva.  Presentación del libro en Madrid (España). INTERVENDRÁN: Sylvia Miranda, poeta y ensayista peruana,  Ómar Ortiz Forero, autor, y M. Ángeles Vázquez, Editorial La Mirada Malva, www.miradamalva.com . Lugar: Librería Cervantes y Compañía,  http://cervantesycia.com/ ** . Calle Pez n° 27 28004 Madrid.  info@cervantesycia.com . Detalles: Click derecho sobre las imágenes para ampliarlas en una nueva ventana. Luego click sobre la imagen para mayor ampliación . * http://ntc-libros-de-poesia.blogspot.com/2015_01_31_archive.html // ** http://cervantesycia.com/noticias/246-el-poeta-colombiano-omar-ortiz-presenta-diario-de-los-seres-anonimos
.
.
------------------------------
Diario de los seres anónimos (poesía) 

de Omar Ortiz Forero 

(Granada: Mirada Malva, 2015, 1ª edic. en España)
.

.
.
.
.
.
Diario de los seres anónimos de Omar Ortiz Forero
        
1ª edición en España, Mirada Malva, 2015 (ampliada y corregida, se incluyen 10 nuevos poemas para esta edición), Colección Mirada Poesía nº 6, 210x133, ISBN 978-84-942146-5-3, Depósito Legal M-1561-2015, nº de páginas 80 pp.

        Será editado tanto en papel como en formato epub.

        Su lanzamiento se hará tanto en España como en Colombia, donde se hará una impresión del libro en papel. 

Estará disponible en librerías a mediados de marzo 2015, así como en la web de la editorial.
---

Dos de los nuevos poemas pertenecientes al libro:



EMMA PERDOMO



No, no hablo con los gatos

como el señor Murakami suele hacerlo.

Interminables chismografías felinas se establecen

en su patio de tierra.

Pero de niña me acunaron en plumas de paujil

y entiendo el lenguaje de las aves.

Me despiertan con sus cuitas,

con sus trinos sobre los embelecos del jazmín,

o sus observaciones a la mala voluntad de la violeta,

 a la que no bajan de intrigante y marrullera.

Los gatos lo saben.

Desde su hipócrita ensueño

acechan mi entendimiento alado.

Atentos por si equivoco un gorjeo

que les convide a una aérea y contundente cena.


CARLOS A. JIMÉNEZ



Me llaman poeta,

igual podrían decirme el loco, el extranjero.

Todos los nombres no son más que acertijos.

Hice de este parque mi hogar.

Es un libro abierto,

donde nunca muere su autor.

Por lo mismo abomino de las bibliotecas,

santuarios de autores muertos.

Mi libro mira al cielo,

sus páginas se ofrecen a los delirios del viento

y a la voracidad de los pájaros.
.

PRESENTACIONES


*** 24 marzo 2015 a las 19:30 horas: Madrid. Librería Cervantes y Cía (con la presencia de Omar Ortiz y la editora. Presenta Dra. Sylvia Miranda, ensayista y poeta peruana)

*** Marzo 2015 (fecha por confirmar): Granada (con la presencia de Omar Ortiz y la editora)

*** 23 abril 2015, a las 18:30 horas: Cali. Biblioteca Departamental Diego Garcés Giraldo, Cali  (con la presencia de Omar Ortiz y Fabio Martínez *)

*** Mayo 2015: Feria Internacional del libro de Bogotá (fecha por confirmar, estarán presentes los autores).

*** Mayo 2015: Tuluá, Valle, Colombia. Biblioteca Daniel Potes. (Fecha por confirmar, estarán presentes los autores).
.
* Libro editado simultáneamente 



----
NTC ... ENLACES
La primera edición en Colombia
.

Escala de Jacob, Colección de Poesía
Facultad de Humanidades, Universidad del Valle
Co-edición con la Secretaría de Cultura y Turismo de Cali
Primera edición, Octubre de 2.002.13.7 x 21 cms. 60 páginas
.
Carátula
------
-
NTC ... SEGUIMIENTOS

Las voces que no callan. Poesía de Omar Ortiz
BLOG de Mirada Malba, 25 de febrero de 2015
Jaime Priede, el traductor de ese extraordinario libro, titulado: Antología de Spoon River *, afirmaba que Edgar Lee Master inventaba sus personajes a partir de los nombres que leía en las lápidas de los cementerios. 
Parafraseando a Priede, podemos decir que el poeta Ómar Ortiz Forero, en su exquisito libro, titulado: Diario de los seres anónimos (Editorial La Mirada Malva, 2015) recrea sus personajes a partir de los nombres enigmáticos que deambulan en su pueblo.
Son hombres y mujeres de carne y hueso que nunca han tenido voz, y les ha tocado vivir en el limbo de la vida; en aquella línea de sombra donde se confunden la vida y la muerte.
Por el Diario, que podría ser, así mismo, el teatro de nuestras vidas, discurren unos cincuenta personajes maravillosos, llenos de humor y patetismo, que en medio de una violencia crónica, están sedientos de amor y hambrientos de vida. 
Por allí deambula Lino Mora, el propietario de circos de pájaros y nubes; Ifigenia Franco, la dibujante de corazones, golondrinas y sueños livianos; José David López, el voceador de periódicos; María Luisa de la Espada, la exterminadora de indios; Agobardo Potes, el padre de una docena de hijos naturales; Evangelino Zuluaga, el músico celestial; Jaime Lázaro, el dueño de una destilería de güisqui que resucitó dos veces; el loco Ceballos, jefe de policía, de traficantes y bandidos, a quien no le entraban las balas; el negro Marín, que siempre lo confundían con Jorge Isaacs; Dulima Mondragón, que casó con Walter, el fabricante de condones inútiles; Florita Franco, la modista que con su máquina Singer (como en el poema “Una carta rumbo a Gales” de Juan Manuel Roca), quería viajar al fin del mundo; Enrique Uribe, lotero de profesión y bisnieto de Rafael Uribe Uribe, a quien lo mataron de hachazos subiendo las escalas del Capitolio Nacional; Marcial Gardeazábal, el librero de un pueblo de analfabetos, que espera desde ultratumba que su nieto, Gustavo, termine con éxito la saga literaria que prometió; Nilsa Polanía, la hotelera que fornicaba con la clientela; Julio César Patiño, el sepulturero que vivía colmado de trabajo; y Edgar Lee Master; a quien el poeta Ortiz Forero invita a participar en el libro. 
Diario de los seres anónimos es un poemario lleno de imágenes ricas y con referencias claves a aquellos poetas infernales, que como Dante, Rulfo y Lee Master, se han aventurado por las tierras del Hades, que no siempre están en el más allá, sino aquí, entre nosotros. 
Con Diario de los seres anónimos, Ortiz Forero ha inventado su Comala, pero a diferencia de Pedro Páramo donde Rulfo describe un mundo de muertos, el poeta colombiano dibuja el mundo de los vivos con sus tragedias y sus pasiones.
En el texto introductorio del Diario, titulado: “El curioso compilador” el poeta, que figura como narrador y fisgón de la vida, advierte al lector que este breviario es fruto de su “ociosidad y de su ingenio”. Y arriesga tres cualidades tempranas que debe tener todo escritor: una obstinada pasión por la belleza, un exagerado apego a sí mismo y un notable apetito por la desmesura y el engaño. 
Estas tres cualidades del escritor están presentes en el poemario de Ortiz Forero. Diario de los seres anónimos es un libro de una belleza extraordinaria; una obsesión del poeta por esculcar su propia vida a través de la vida de los otros; y un notable  deseo por resaltar la vida exagerada y engañosa de sus personajes.
En estos tiempos donde abunda tanto poeta y muy poca poesía, vale la pena que el lector se acerque a este breviario, a este teatro de la vida que hoy nos presenta el poeta Ómar Ortiz, donde desfilan vivos y muertos, y se estila el licor a borbotones, la risa y el encanto.
-----

DIARIO DE LOS SERES ANÓNIMOS
En el centenario de Edgar Lee Master
Por Juan Carlos Acevedo Ramos

Papel Salmón, La Patria, Manizales, Domingo, Marzo 15, 2015


Click derecho sobre las imágenes para ampliarlas en una nueva ventana.
Luego click sobre la imagen para mayor ampliación
Tomado de: 
http://issuu.com/lapatria/docs/efrain_salmon_marzo_15/5?e=1082352/11835038

Matriz: http://www.lapatria.com/publicaciones/papel-salmon/papel-salmon-marzo-15
----

De: Armando Barona Mesa 
Fecha: 17 de marzo de 2015, 11:09

Asunto: Diario de los seres anónimos.  Omar Ortiz Forero

Para: "NTC ... Poesía" ntc.poesia@gmail.com

Cc: "ntcboletin@gmail.com" ntcboletin@gmail.com



    Amigos de NTC … , periodistas de los espacios: 
    No quiero dejar de decir unas palabras de adentro, que se me brotan como letras en la piel. Ellas son para unirme al reconocimiento que el mundo intelectual hace a un hombre del centro del Valle pero con presencia nacional. Ese es Omar Ortiz Forero, a quien admiro desde muchos años atrás por su indeficiente tarea alrededor de la poesía, que observa, a fuer de caminante, en todos los sitios, en los rincones urbanos, en los caminos, en los aeropuertos, en los tranvías y en los buses, donde su ojo atento y escrutador atisba personajes y capta el sentimiento subyacente de las miradas, de aquellos ofendidos por los ultrajes de la vida áspera, de los contritos que caminan con la máscara del dolor y nadie distingue y aun de los alegres con una existencia que florece con las dulces notas de la felicidad.

    El Diario de los seres anónimos es una transmigración de almas, donde el poeta se mete en el ser anónimo e invisible, o en la lejana matrona que encarnó al personaje de aquella novelita que leí de niño con el título de La monja alférez. Esta nueva obra de Ortiz es realmente un catálogo de la infinita variedad de los seres humanos, en el desfile que quiso captar en una obra incomensurable, La Comedia Humana, la pluma maestra de Balzac. Siento, realmente una admiración rayana en la envidia -de la buena- por Omar Ortiz, el caminante impenitente que observa y vive, en la senda de la poesía, la vida de los otros. Un saludo para él, 
    ARMANDO BARONA MESA  
-----
.
Todos los nombres de Omar Ortiz
Por Sylvia Miranda *
Texto presentado y leído por la autora en el
lanzamiento del libro, Madrid, 24 de marzo de 2015

Sylvia Miranda, Ómar Ortiz y Ma. Ángeles Vásquez (La Mirada Malva).  
Madrid, 24 de marzo de 2015. Lugar: Librería Cervantes y Compañía,  http://cervantesycia.com/
Tiene mucha razón el poeta colombiano Juan Manuel Roca * cuando dice que la poesía de Omar Ortiz “no se traiciona, y no es traicionada tampoco por las palabras”. Cuando se recorren las páginas de este hermoso libro, ese maridaje de deseos, intenciones e intuiciones que conlleva toda obra se une a la belleza de las formas en un camino natural, en una correspondencia verbal acompasada, fraguada en ese sendero del que tanto se nutrieron los grandes clásicos: la espontaneidad emocional del habla popular, su soltura, su ingenio, su verdad vivísima pero, al mismo tiempo, moderada por el oído y el conocimiento, de ese gran creador de la palabra y traductor de realidades, que es Omar Ortiz. 

        Nuestra América es una tierra de olvidos y de sombras pero, al mismo tiempo, es un mundo magnético y proverbial que reclama la luz. Los Incas no tuvieron una escritura propiamente dicha, pero tuvieron los quipus, bellísimos atados de cuerdas y nudos en los que registraban cuentas e historias y con el que los Amautas contaban el relato de su pueblo. No sabemos descifrarlos. Las sombras, como apunta el epígrafe de Marcel Schwob que abre el libro de Ortiz, han terminado por comerse el sueño y beberse el olvido, pero nunca completamente. Allí queda el testimonio, la enigmática forma congregándonos en silencio, dando densidad a nuestra historia. Ese arte perdido que sin embargo nos llama desde lejanas existencias, como los petroglifos que los pijao esculpieron en la ancestral piedra colombiana, formas que adopta el futuro en tanto que son la nostalgia de lo que somos y aún no conocemos.
Para alumbrar esa zona de sombras, de dudas, de ignorancia, de fantasmas, de sueños y esperanzas que pueblan y han poblado su Valle del Cauca, Omar Ortiz escribe este libro, esculpe estos personajes dándoles identidad, un nombre propio, creando en pocos versos unas vidas individuales que son asimismo representaciones de nuestra humanidad. En ellos reconocemos a los justos de esta tierra, a los que pagan por pecadores, y mueren entre los ignorados a pesar que, como decía Borges, son los que “están salvando el mundo”.
Este Diario de los seres anónimos muestra la existencia de un mundo paradójico. El propio título es un ejemplo, ya que uno se sorprende al encontrar tantos nombres propios en su interior. Cada poema es un personaje, incluido el poeta, que inaugura el diario llamándose así mismo, “El curioso compilador”. Este ávido recopilador sabe que “Nos encanta esculcar, mirar, catar, / sonsacar al otro sus pequeñas historias” por esta razón nos da este “breviario”, no sin advertirnos, a su manera, que lo que leeremos son ficciones.
Con un humor presente desde el primer poema y conciliando, en el anacronismo que permite el texto literario, varias épocas, situaciones, personajes históricos, así como fuentes culturales diversas, construye un diálogo intemporal, como voces aisladas que hablaran de lo mismo sin llegar a escucharse. En contadas ocasiones se expresan relaciones entre los personajes, como entre los poemas de Graciela Ortiz y Hernán Moreno, madre e hijo, en el que el alma de la madre la emprende con los rufianes que lo asaltaron, o en el magnífico caso del último poema, el del poeta estadounidense Edgar Lee Masters, que nos habla del propio autor y del libro que estamos leyendo, tomando las distintas figuraciones de personaje, colega y lector. Este escenario escritural donde se mezclan los vivos y los muertos, con sus cuitas y sus penurias, donde los fantasmas, como Cornelia Cortés, pasean en tierra propia, no puede sino recordarnos la Comala del gran Juan Rulfo, este legado que la obra de Ortiz vivifica.
En este mundo representado por las paradojas, quiero citar, al menos, dos que han calado profundamente en mí por su hondura: la del hombre práctico Marcial Gardeazábal, que se hizo “librero en un pueblo de analfabetas”, o las de Dulima Mondragón, que entre las muchas que poblaron toda su vida, la más cruel es seguramente la última, cuando expresa: “Mi vida es idéntica al lugar que habito / finge ser un paraíso pero sus naturales / padecen las más atroces pesadillas”. Pero también el libro es rico en las antiparadojas, como la que se apunta en el poema del borracho Felipe Paredes, donde opone al “Poema de los dones” de Borges, la siguiente afirmación: “Dios no me entregó los libros y la noche / me dio la luz que palpita en la sombra”.
La poesía de Omar Ortiz obra el milagro de apresar y hacernos entrar en la complejidad de la existencia humana, ejemplificada en estas pequeñas vidas de modistas, zapateros, prostitutas, locos, vendedores, solteronas, aventureros, pequeños burgueses, arrieros, libreros, poetas, maestras, homosexuales, militares, tahúres, cocineras, agricultoras, ladrones, bailarinas, músicos o desaparecidos. La amplificación que cobra la vida de estos seres la logra por un método también paradójico, por una parte crea un registro definido para cada personaje, como el altanero acento de María Luisa de la Espada, o la sencilla simpatía del tono discursivo de El negro Marín, y, por otra, atestiguamos la identificación interna del autor con sus destinos, como si cada uno de ellos fuera o representara un trozo de la propia existencia, una posibilidad de observar desde diferentes puntos de vista la vida, la naturaleza, la historia del país, sus luchas, el dolor de los deudos, además de brindarle la ocasión para reflexionar sobre la  literatura y su relación directa con la vida, como en el poema de Isabella Zúñiga, la bailarina, que dice: “Tengo los oídos en la punta de los pies” y describe el placer de la danza, de la levedad, en esta frase que viene de Nietzsche. También está en el poema de Luis Enrique García, que recuerda con Ovidio, que “Los hombres han olvidado que hay que pisar lento y quedo”, para no despertar a las Erinias.
Por otro lado, el humor y la ironía hacen de todos estos discursos una expresión viva, a veces ingenua otras sagaz, a pesar de los sinsabores y las tragedias, como en el poema de Enrique Uribe que declara: “Nací un poco locato, / apto para ser presidente o senador vitalicio, / pero prefiero vender lotería y hacer versos clandestinos” y en el de Alfonso Parra que empieza contándonos con ironía la paradoja de su destino: “El día de mi nacimiento, / padre buscó en el libro un nombre. / -Serás luchador y guerrero-, dijo, / y desde las aguas bautismales conocí / mi vocación de librero.”
El libro concluye, como ya se dijo, con el poema de Edgar Lee Masters, donde el poeta norteamericano nos informa que el libro está hecho en homenaje a Spoon River (1915), la antología en la que Edgar Lee Masters recopiló los epitafios de hombres y mujeres de la América profunda. Lee Masters ha leído con el corazón todos estos testimonios que, con seguridad, no le resultan desconocidos. En un final sorpresivo y conmovedor, dice de todos ellos, como podríamos decir nosotros: “Por eso los abrazo y hago mías sus cuitas, / ellos también están sedientos de amor / y hambrientos de vida”.
Madrid, 24 de marzo de 2015.    
-----    
*  El poeta colombiano Juan Manuel Roca en el Encuentro de la Palabra.  Por Jorge Boccanera, TELAM 21/3/2015. TECNÓPOLIS
 http://www.telam.com.ar/notas/201503/98876-el-poeta-colombiano-juan-manuel-roca-en-el-encuentro-de-la-palabra.html
T: Alguna vez hablaste del poeta como un pastor de abismos.
R: Sí, porque creo que el poeta es sobre todo un pastor de dudas; pastorea esos abismos, sus fantasmas, para traducirse a sí mismo. En la medida en que lo haga, quizá llegue a habitar en los demás. En ese camino aparecen vacíos que son los que intenta llenar el lenguaje.  
T: Una galería de marginados recorren las páginas de tus libros: ¿son los excluidos socialmente? 
R: De alguna manera sí, es el vapuleado. Dentro de esa categoría entran muchos ‘nadies’, desde el Ulises de La Odisea a los N.N., los desaparecidos de mi país, los que llenan las fosas comunes. También el hombre corriente, el fantasma de carne y hueso con el que nos tropezamos en una esquina. Es nuestro ‘nadie’ y nosotros su "nadie".
--------------------------

*      Sylvia Miranda (Lima, 1966). Miranda es doctora en Filología por la Universidad Complutense de Madrid y reside en España desde 1991. Su primer poemario Como todos anduve en el invierno (Lluvia Editores, Lima, 1990), se publicó con prólogo de su maestro, el poeta Wáshington Delgado. También en poesía, ha publicado Zita y otros poemas (Catriel, Madrid, 2001); Poema del tigre y el mar (Centro de Arte Moderno, Madrid, 2004. Con un grabado de Sylvain Mâlet) y La foudre demain (La Rochelle, Les Arêtes Editions, 2013. Con pinturas de Sylvie Lobato). Otros poemas suyos están recogidos en antologías de poesía peruana e iberoamericana. Su tesis, y otros libros de ensayo y crítica literaria testimonian sus investigaciones sobre la ciudad de Lima y la poesía de vanguardia peruana.

Ha recibido el “Premio Tomás Luis de Victoria” (Salamanca, 1994), por su poemario Zita y el “Premio Novela Corta del Banco Central de Reserva del Perú” (Lima, 1996), por Memorias de Manú (BCRP. Lima, 1997).
 http://huesosdejibia.blogspot.com/2014/11/novedad-editorial-tiempo-de-sol-de.html

Video: https://youtu.be/W60RdgzVB78  Tiempo de sol de Sylvia Miranda


VIDEO: https://youtu.be/T9VFvdO9kw8 La foudre demain (El rayo mañana) de Sylvia Miranda y Sylvie Lobato

+++++

Omar Ortiz. Los personajes como poesía

“Diario de los seres anónimos” es un libro del colombiano Omar Ortiz Forero, del cual presentamos aquí varios de esos poemas en los que hace visibles a figuras del Valle del Cauca, en Colombia. 
La Otra
La OTRA, revista méxicana
Omar Ortiz Forero
Omar Ortiz Forero
Publican y difunden